Buscar
  • Olivia León Huacuja

Hicieron realidad la magia

Carta para las reinas y reyes magos de OCUPA


- Uriel, ¿cuál es tu súper-poder?

- El amor. El amor por mi mamá.

- ¿Y el de tu mamá?

- Su amor por mí.


Nuestra primera entrega de regalos de Reyes y Reinas Magas este año fue en Santa Martha Acatitla. Nos perdimos en el camino para llegar. Un desvío nos llevó al aeropuerto de la CDMX (nosotras tampoco sabemos cómo ni cuándo sucedió eso). Los mapas cibernéticos no supieron cómo llevarnos, así que preguntamos varias veces en el camino.


“Somos las de los regalos”, dijimos en la entrada del penal. Ya nos esperaban.

En el camino al salón del evento, las representantes de OCUPA, Ponte Político, Medida México y el Club France recibimos miradas de curiosidad y sonrisas por parte de mujeres vestidas de beige y azul oscuro.


Poco a poco, entraron al salón de eventos: “LUDOTECA” decía al fondo. Los regalos ya estaban en una mesa, preparados para su entrega. Colores en cada esquina y centro de la mesa. Rosa, marrón, naranja, amarillo, morado, azul. Uno de los niños más grandes, Edgar, se zafó de la mano de su madre para correr desde la puerta hasta la mesa de regalos. Los contó, uno por uno. Los vio de cerca. Se emocionó, especialmente con un puño de Thanos y las gemas del infinito. Volteaba a ver a su madre, que le llamaba desde su asiento para que volviera con ella. Como si Edgar tuviese pegamento en las manos, estaba adherido a la mesa y no podía despegar sus ojos de los colores.


Cada silla estaba ocupada por una mujer con otra vida sentada en sus piernas o en brazos. Un bebé, vestido de amarillo, nacido hace 4 meses, estaba entrando en su siesta post-leche. Ni todos los ruidos del salón, con eco, lo despertaron. Su madre nos dijo, evidenciando lo obvio, que no hay nada en este mundo que le quite el sueño. Otro bebé estaba vestido del tigre de Winnie Pooh, Tigger. Una niña, de princesa con un tutú rosa.



Para empezar la entrega de regalos, unas palabras de Paola, Presidenta de OCUPA, quedaron retumbando entre las paredes del recinto: queremos que sepan que somos muchxs allá afuera pensando en ustedes, aquí, dentro.


Y empezamos a llamar, uno por una, a las futuras dueñas de los juguetes. Como cada entrega de Reyes y Reinas, hubo risas, emoción, lágrimas y mucha sorpresa.


Alex quería el juguete de su amiga porque, dice su madre, prefiere a Frozen que a un Pony. Ulises hizo el club de a quienes les tocó el puño de Thanos. Jasper el de los trenes. Ernesto estaba contento porque fue la segunda vez que las Reinas Magas se acordaban de que su animal favorito es el dinosaurio. Esta vez, le llamó a su nuevo amigo “Tirrex” e imitaba el bramido que hacen los dinosaurios cuando tienen hambre. Luisa se emocionó cuando Silvana y Erik (de OCUPA y Ponte Político) le ayudaron a armar su carrito de comida. Creemos que lo empujaba de un lado a otro para llamar su atención.


Alicia, que tiene mi edad (29), me dijo que su color favorito es el rosa, que lleva años sin poderse poner su ropa favorita de ese color, pero que lo compensa con su delineador favorito. Ni modo perder el estilo, me dijo con un guiño y una sonrisa tranquila.


Ana, una de las madres vestidas de azul, me preguntó si había algún recurso para poderse quedar mas tiempo con Alex, quien estaba por cumplir los 3 años de edad.


-Como sabes -me dijo- sólo pueden estar aquí con nosotras hasta los 3 años, pero yo quiero pasar más tiempo con mi bebé. Aquí esta bien, conmigo. Sé que no es fácil, pero creo que estaría bien que exista esta discusión en la calle. Te digo a ti porque no sé si allá afuera saben de esto.


Entrega de regalos en Santa Martha jugando con un pequeño

Fernanda, otra madre, me contó sobre los festejos de Navidad y Año Nuevo en Santa Martha:

- Comimos juntas y nos dimos el abrazo antes de que nos metieran de nuevo a dormir. Como siempre, nos deseamos feliz Navidad, feliz Año Nuevo, todo, pero quién sabe qué viene este año. Yo llevo esperando mi beneficio desde el año pasado, pero por las burocracias no se ha resuelto. A ver si ahora sí se resuelve, primero Dios. Ese es mi deseo. Porque la salud la tengo. Nomás falta la libertad.


Los mensajes de ellas para ustedes, que donaron un deseo, se resumen en un GRACIAS POR PENSAR EN NOSOTRAS y EN NUESTROS HIJOS E HIJAS.


Desde OCUPA, nos unimos a esas voces y les extendemos el agradecimiento. Por favor, sigamos conversando sobre la cárcel, sobre justicia, violencia y paz. Construyamos sociedades más justas y pacíficas.


Olivia León

Coordinadora de Investigación

OCUPA


Tw: @olivialeonh

45 visualizaciones0 comentarios