Buscar
  • Olivia León Huacuja

Mi tío me dijo que las cárceles son las universidades del crimen

Por Olivia León Huacuja @olivialeonh


Hay muchas contradicciones en lo que sabemos sobre la cárcel. Por un lado, dicen que “disminuyen los niveles de violencia”. Por el otro, seguramente usted ha escuchado que las cárceles son universidades del crimen. Tal vez fue mi tío quien le contó aquél lugar común. ¿Cuál de las dos historias es cierta? Definitivamente no es la primera. Entonces ¿cómo es que las cárceles están reproduciendo violencias?


Angela Davis, feminista y activista norteamericana, argumentó que las cárceles fueron creadas para criminalizar la pobreza.1 O sea que castigan de forma desproporcionada a las comunidades más pobres. Sabemos que la población penitenciaria es, casi por norma, pobre, con poca escolaridad, entre 30 y 40 años de edad y son en su mayoría hombres. Junto con esto, vale la pena pensar en el fenómeno de normalización de la cárcel. Un estudio encontró que al menos el 60% de las personas jóvenes internas en México ya habían tenido a familiares en prisión antes.2 Esto indica una normalización del encarcelamiento durante varias generaciones. También vemos que aspectos específicos, como la violencia durante la infancia y el abuso de drogas ilegales o legales son comunes en la población penitenciaria, y también se ven reproducidas por generaciones. Estos factores parecen ser piezas de un ciclo que se autoalimenta. Será difícil que alguien supere estas dinámicas por sí sola, con pocas o nulas herramientas sociales, económicas o psicológicas. Así pues, la violencia y la delincuencia no son el resultado solamente de acciones individuales, por lo que deben ser analizadas como parte de un contexto complejo dentro de una sociedad que castiga, sistemáticamente, particularidades de otras (como la pobreza).


También, el encarcelamiento masivo es una pieza fundamental de las políticas punitivistas, que combinan operaciones armadas de represión y confrontación para disuadir grupos específicos. Estas medidas han tenido efectos adversos para la población a la que van dirigidas, ya sea en forma de muertes o encarcelamientos.3 Además, no incluyen una visión holística coherente de los problemas que pretenden solucionar como la inseguridad, delincuencia y violencia; los problemas de fondo no se resuelven a largo plazo. "Inevitablemente, las políticas de mano dura son apoyadas por la ciudadanía",4 lo cual lleva polarización pública y su rentabilidad política y financiera. Hemos visto que estas políticas de mano dura aumentan los niveles de brutalidad excesiva dentro de una sociedad, lo cual resulta, una vez más, en la normalización y generalización de la violencia dentro de la sociedad.


Además, debido a la falta de una distinción física adecuada dentro de las cárceles mexicanas, junto con la inminente socialización durante el encarcelamiento entre, por lo menos, personas sentenciadas y no sentenciadas, la conocida descripción de mi tío tiene algo de cierto. "En lugar de controlar la delincuencia, los centros penitenciarios parecen solidificar las redes de delincuencia, formando un ejército de ex delincuentes dispuestos a reincidir después de ser liberados".5 No es de extrañar que, como ocurre en México, jóvenes se sientan ‘desechables’ ante tal situación de violencia en el país.6

¿Cómo empezar a romper ese ciclo que parece interminable de vulnerabilidad, exclusión, violencia y encarcelamiento? No parece ser una tarea sencilla. Por eso, desde la Organización Comunitaria para la Paz, OCUPA, trabajamos en las siguientes propuestas para transformar el sistema penal en México:


· Integrar medidas alternativas para que haya menos población carcelaria, menos familias y vidas perjudicadas por el sistema penitenciario

· Acabar con el uso excesivo de la prisión como medida cautelar

· Reconsiderar los delitos que ameritan prisión

· Proporcionar apoyo a la salud física y mental de las personas reclusas considerando su experiencia de vida previa a prisión y en prisión, el consumo de drogas que frecuentemente presentan y la falta de oportunidades

· Garantizar una justicia retributiva justa: que las penas sean coherentes con los delitos cometidos. Esto haría que las penas fueran más cortas en promedio, permitiendo a la población penitenciaria una inserción más fácil. Además, aumentaría su motivación para el desarrollo personal mientras están en prisión

· Garantizar la inserción social después de su liberación y dar a la población penitenciaria oportunidades para seguir adelante con su vida fuera de prisión

· Proporcionar ayuda para una inserción más fácil en el mercado laboral formal después de su liberación y es fundamental garantizar el seguimiento de dicha ayuda durante los primeros 5 años en libertad

· Revalorizar las condiciones dentro de las prisiones (infraestructura, servicios, atención mental, salud)

· Garantizar que se respeten el resto de sus derechos (por ejemplo, la educación y el voto)

· Reformular todo el sistema de penal: ¿una herramienta de castigo o de justicia?


Notas y referencias

1. Davis Angela Y. Are Prisons Obsolete? [Book]. - Toronto : Open Media, 2003.

2. CNDH & CIESAS Adolescentes: vulnerabilidad y violencia [Report]. - Mexico : CNDH , 2017.

3. Wennmann Achim Negotiated Exits from Organized Crime? Building Peace in Conflict and Crime-Affected Contexts [Journal] // Negotiation Journal. - 2014. - pp. 255-273.

4. Jütersonke Oliver, Muggah Robert and Rodgers Dennis Gangs, Urban Violence, and Security Interventions in Central America [Journal] // Security Dialogue. - 2009. - pp. 373-397.

5. Bergman Marcelo The Sad Story of Prisons [Sección del libro] // More Money, More Crime: Prosperity and Rising Crime in Latin America. - Oxford : Oxford University Press, 2018.

6. Si aún no ha leído el trabajo de Karina García para entender las motivaciones de quienes se han involucrado en el negocio del narco en México, por favor refiérase a: García Reyes Karina G. Por qué fracasa la 'guerra contra el narcotráfico': entrevista a 33 ex-narcos mexicanos para quienes morir es 'una alivio [Online] // CIPER académico. - 03 02 2020. - 14 10 2020. - https://www.ciperchile.cl/2020/01/03/por-que-fracasa-la-guerra-contra-el-narcotrafico-entrevista-a-33-ex-narcos-mexicanos-para-quienes-morir-es-un-alivio/.


275 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo